Toggle Nav

    Los 10 mandamientos del perfume Yves Rocher

    Descubre los secretos de fabricación y nuestro saber-hacer perfumista

    1- Materias primas naturales de calidad

    Nuestra selección de materias primas vegetales de calidad, recolectadas en el momento óptimo de su potencial olfativo.

    2- Provenientes de Filiales sostenibles

    Elegimos aprovisionarnos con socios que comparten nuestros valores y nuestro respeto por el ser humano y la naturaleza.  

    3-  Trabajados por los más grandes perfumistas franceses 

    De Marie Salamagne a Annick Menardo, pasando por Olivier CrespSophie Labbé, apelamos a su talento para elaborar creaciones exclusivas que serán fuente de emociones. 

    4-  Composiciones que celebran la belleza de las materias primas vegetales 

    Trabajadas por enamorados de la naturaleza con las mejores calidades de materias primas, nuestros perfumes celebran la belleza única del mundo vegetal. 

    5-  Packagings simples y refinados

    Trabajamos con diseñadores que, como nosotros, piensan que el objeto debe estar al servicio de su uso, y además de ser simple, debe ser bello. 

    6- Y eco-concebidos

    Todos nuestros frascos son en vidrio, reciclables hasta el infinito, y nuestras cajas están hechas con cartón obtenido de bosques gestionados de manera sostenible

    7- Perfumes fabricados en nuestras fábricas bretonas 

    Nuestros perfumes se fabrican en nuestra fábrica de Ploërmel, en nuestra tierra natal en la Bretaña francesa. 

    8-  Para ofrecerte una excelente relación calidad-precio 

    No encontrarás celebridades, nuestras estrellas son el Iris, la Rosa, el Ámbar... Preferimos invertir en materias primas naturales de calidad para poder ofrecerte perfumes con firma de larga duración. 

    9-  Y de aromas variados

    ¿Te gustan los perfumes elegantes, los perfumes frescos...? Los encontrarás para todos los gustos y todas las personalidades. 

    10-Y sobre todo, clientes felices 

    En Yves Rocher, nuestro deseo es satisfacerte y hacerte sonreir, ¡porque es lo primero que te hace bella!